Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

miércoles, 22 de febrero de 2017

Luciano Pavarotti y Mirella Freni: "Hermanos de leche"



Dos de las grandes voces de la historia reciente de la Opera han sido sin duda Luciano Pavarotti y Mirella Freni, ambos nacieron el mismo año, 1935, y en la misma ciudad, Módena. Las madres de ambos trabajaban de cigarreras en la misma fábrica de tabaco de la ciudad, como la famosa "Carmen" de Bizet, y desconozco la razón pero ambas madres dejaron la alimentación de sus hijos a cargo de la misma ama de cría. No sé como sería aquella nodriza bendita que con su leche dio de mamar a dos de las figuras más grandes de panorama operístico de todos los tiempos pero seguro que merecería una estatua en Módena al estilo de Astarté, la Diosa de los muchos pechos.  Con el tiempo además de compartir la misma fuente de proteínas, Pavarotti y Freni tuvieron a bien juntar sus voces en aquella mítica representación de la ópera de Puccini "La Bohème" en la que Pavarotti asumía el rol de Rodolfo y Mirella Freni el de Mimí, constituyendo para ambos un hito en sus carreras. Evidentemente no eran hermanos de sangre, pero como ellos gustaban definirse eran "Hermanos de leche". La Freni, solía comentar con un puntito de humor que "dados los resultados posteriores de crecimiento, yo bajita y Luciano tan grandote, pueden hacerse una idea de quien consiguió sacar más provecho de la nodriza". Puede que esa fruición que señala Mirella hiciera que Pavarotti empezara a tararerar tempranamente aquello de "La traviata" (Verdi) que decía: "Libiamo, libiamo ne'lieti calici che la bellezza infiora" (Bebamos alegremente de este vaso resplandeciente de belleza), una obra que por supuesto llegaría a cantar también con Mirella Freni. En la foto podemos verlos ataviados para la ópera "L'Amico Fritz" (Mascagni) en 1968.

Che gelida manina por Pavarotti en "La Boheme" acompañado de Mirella Freni:



Y en la misma obra, Mirella Freni nos canta "Si mi chiamano Mimi"



La imagen ha sido tomada de la siguiente página:

https://es.pinterest.com/pin/432838214166119934/

lunes, 20 de febrero de 2017

Fragmentos de "El guardián entre el centeno" (1951 - J. D. Salinger)




"¿Sabes lo que de verdad me gustaría ser? ¿Sabes lo que me gustaría ser de verdad si pudiera elegir? (...) Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Solo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en el. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura."


"―Me da la sensación de que avanzas hacia un fin terrible. Pero, sinceramente, no sé qué clase de... ¿Me escuchas?
―Sí.
 Se le notaba que estaba tratando de concentrarse. 
―Puede que a los treinta años te encuentres un día sentado en un bar odiando a todos los que entran y tengan aspecto de haber jugado al fútbol en la universidad. O puede que llegues a adquirir la cultura suficiente como para aborrecer a los que dicen “Ves a verla”. O puede que acabes de oficinista tirándole grapas a la secretaria más cercana. No lo sé. Pero entiendes adónde voy a parar, ¿verdad? [...]
―Está bien. Puede que no me exprese de forma memorable en este momento. Dentro de un par de días te escribiré una carta y lo entenderás todo, pero ahora escúchame de todos modos –me dijo. Volvió a concentrarse. Luego continuó–. Esta caída que te anuncio es de un tipo muy especial, terrible. Es de aquellas en que el que cae no se le permite llegar nunca al fondo. Sigue cayendo y cayendo indefinidamente. Es la clase de caída que acecha a los hombres que en algún momento de su vida han buscado en su entorno algo que éste no podía proporcionarles, o al menos así lo creyeron ellos. En todo caso dejaron de buscar. De hecho, abandonaron la búsqueda antes de iniciarla siquiera. ¿Me sigues? 
―Sí, señor. 
―¿Estás seguro?
―Sí. 
Se levantó y se sirvió otra copa. Luego volvió a sentarse. Nos pasamos un buen rato en silencio. 
―No quiero asustarte –continuó–, pero te imagino con toda facilidad muriendo noblemente de un modo o de otro por una causa totalmente inane. 
Me miró de una forma muy rara y dijo:
―Si escribo una cosa, ¿la leerás con atención?
―Claro que sí –le dije. Y así lo hice. Aún tengo el papel que me dio. Se acercó a un escritorio que había al otro lado de la habitación y, sin sentarse, escribió algo en una hoja de papel. Volvió con ella en la mano y se instaló a mi lado. 
―Por raro que te parezca, esto no lo ha escrito un poeta. Lo dijo un psicoanalista que se llamaba Wilhelm Stekel. Esto es lo que... ¿Me sigues?
―Sí, claro que sí. 
―Esto es lo que dijo: “Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspirar a vivir humildemente por ella”.


El esquivo Salinger tuvo con "El guardián entre el centeno" (The Catcher in the Rye) -1951- un éxito tan sonoro (lleva vendidos alrededor de 60 millones de ejemplares en todo el mundo y aún se venden 250.000 más cada año) que terminó por alejar a su autor de todo y de todos. "El guardián entre el centeno" nos cuenta la historia de Holden Caufield, un chico de 16 años, al que no se le dan nada bien los estudios y al que lo expulsan sistemáticamente de cada Instituto al que va, algo que ha vuelto a ocurrir y será el detonante de la historia. Su lenguaje provocador, la forma de tratar sin tapujos la sexualidad y el pensamiento adolescente sobre asuntos de lo más diversos, hizo de esta obra un libro ideal para que los jóvenes se inicien en la lectura, a pesar de ese aura de malditismo que la ha rodeado desde hace tiempo.


Las imagenes han sido tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/199073246000162549/
https://es.pinterest.com/pin/516999232196088103/

domingo, 19 de febrero de 2017

Palabra de Cine: Robert de Niro



Robert de Niro ha tenido la suerte de tener películas con dialogo, y eso con el tiempo deja momentos memorables.......

"¿Me estás hablando a mi?.". (Taxi Driver)

"Todos pagamos un precio por las acciones que realizamos en el pasado, ¿pero cuando ha sido suficiente?".(Condenado)

"Por cierto... si hablando con usted me convierto en marica, le mataré". (Una terapia peligrosa)

"Siempre se ha de cazar la pieza mediante una sola bala. Hacerlo con dos es una chapuza. Siempre se lo digo a todos, pero nadie me escucha". (El cazador)


"No te ates a nada que no puedas dejar en menos de 30 segundos cuando la poli te pisa los talones".(Heat)

"El desierto me parecía un lugar inquietante, no podías saber quien estaba enterrado allí".(Casino)

"Por las noches sale gente de todas las clases. Putas, macarras, ladrones, traficantes de droga... Algún dia llegará una lluvia que limpiará las calles de esta porquería". (Taxi Driver)

"Que íbamos a pintar en medio de un desierto?. La única razón es el dinero. Ese es el resultado final de las luces de Neon y las ofertas de las agencias de viajes, de todo el champán, de las suites de hotel gratis, de las fulanas y el alcohol. Todo está organizado sólo para que nosotros nos llevemos su dinero. Somos los únicos que ganamos, los jugadores no tienen ninguna posibilidad". (Casino)

"En un casino la primera regla es hacerlos jugar sin cesar y conseguir que vuelvan. Cuanto más tiempo jueguen más dinero pierden, y al final nos lo quedamos todo". (Casino)

"Un tipo de mi posición siempre debe tener a mano mucho dinero en metálico, los polis untados y los matones no aceptan cheques". (Casino)

"Hay tres maneras de hacer las cosas: la correcta, la incorrecta y la mía".Robert de Niro (Casino)

"Soy como Dios y Dios es como yo, soy tan grande como Dios, él es del mismo tamaño que yo, no esta por encima de mi ni yo estoy por debajo de él...". (El cabo del miedo)

"Miren el maletero de este coche, es enorme, caben 2 o 3 cadáveres".(Una terapia peligrosa 2)


"Abogado?... abogadooo!!, ¿estas allí? abogadoo!!. Sal ratita quiero verte la colita!".(El cabo del miedo)

"Tengo una mente anticuada respecto al honor: 'ojo por ojo' y cosas así". (El corazón del ángel)


"Si no formas parte de la solución, lo eres del problema. Si no, sólo formas parte del paisaje". (Ronin)

"Me gustaría sentirles vibrar cuando me oigan recitar a Shakespeare. Un caballo, mi reino por un caballo, llevo seis meses sin ganar una apuesta".(Toro salvaje)

"La diferencia entre yo y el predicador es que el predicador trabaja para Dios... y yo soy Dios".(Hombres de honor) 

"Se llega más lejos con una palabre amable y una pistola, que sólo con una palabra amable". (Los intocables de Elliot Ness)

"Si hay duda, es que no hay duda". (Heat)

"La soledad me ha perseguido siempre. A todas partes. En los bares y en los automoviles, calles, tiendas... en todas partes. No tengo escapatoria. Soy el hombre solitario de Dios". (Taxi Driver)

"Le llaman 6 pesetas porque se pasa de duro". (Una terapia peligrosa)





1.- https://es.pinterest.com/pin/10203536626283154/
2.- https://es.pinterest.com/pin/331788697518876899/
3.- https://es.pinterest.com/pin/432486370449240534/
4.- https://es.pinterest.com/pin/542191242620346235/

sábado, 18 de febrero de 2017

Citas temáticas: El orgullo



Si eres orgulloso conviene que ames la soledad; los orgullosos siempre se quedan solos. Amado Nervo

El mal genio es lo que nos mete en líos. El orgullo es lo que nos mantienen en ellos. Neil Simon

El orgullo detesta el orgullo en los demás. Benjamin Franklin

El orgullo es una forma de egoísmo. David Herbert Lawrence

El orgullo humano sabe inventar los nombres más serios para ocultar su propia ignorancia. Percy Bysshe Shelley

Si sólo tuviera un sermón que predicar sería un sermón contra el orgullo. Gilbert Keith Chesterton

El orgullo se resarce siempre y no pierde nada, incluso cuando renuncia a la vanidad. François De La Rochefoucauld

El orgullo es igual en todos los hombres, sólo varían los medios y la manera de manifestarlo. François De La Rochefoucauld

Podemos estar orgullosos de lo que hemos hecho, pero deberíamos estarlo mucho más de lo que no hemos hecho. Ese orgullo está por inventar. Emil Michel Cioran

El orgullo lleva consigo un castigo, la necedad. Sófocles

Si no tuviéramos orgullo no nos quejaríamos del de los demás. François De La Rochefoucauld

La amargura y el orgullo son hermanos gemelos;el mal humor y la irritabilidad son sus inseparables acompañantes. Madre Teresa De Calcuta

Pido pues a mi orgullo que siempre vaya del brazo con mi cordura. Y cuando me abandone mi cordura, pues le gusta alzar el vuelo, que mi orgullo vuele siquiera del brazo con mi locura. Friedrich Nietzsche

Yo tengo mucho cuidado con los pensamientos de orgullo propio porque conozco a tantos idiotas que se creen los reyes del corso que quien me asegura a mi que no soy uno más de ellos. Alejandro Dolina 

¡Lástima que el Amor un diccionario no tenga donde hallar cuando el orgullo es simplemente orgullo y cuando es dignidad! Gustavo Adolfo Bécquer

Muchos se muestran orgullosos de lo que saben y presuntuosos con lo que ignoran. Johann Wolfgang Von Goethe

He aquí la prueba de que todo en ti es orgullo. Ahora que has reconquistado el permiso de telefonearle y escribirle, no sólo no lo haces, sino que siquiera sientes la necesidad ardiente de hacerlo. Cesare Pavese

A través del orgullo nos engañamos a nosotros mismos. Carl Jung

Qué orgullo descubrir que nada te pertenece: qué revelación. Emil Michel Cioran

Sí, trataré de ser. Porque creo que es orgullo no ser. Antonio Porchia

Yo no tengo orgullos de campanario. Vicente Huidobro

El hombre sólo pretende pretextos para vivir, es decir, elaborar una imagen de su orgullo. Edgar Faure

Todo está bien, ya soy un poco dios en esta soledad, con este orgullo que ha tendido a las horas una ballesta de palabra. Leopoldo Marechal

El orgullo de quienes no pueden edificar es destruir. Alejandro Dumas

Para aguantar todo lo que precisas, ángel mío, hazte una coraza secreta compuesta de poesía y orgullo. Gustave Flaubert

Me detesto y me acuso por esa demencia de orgullo que me hace jadear en pos de la quimera. Un cuarto de hora después, todo ha cambiado; el corazón me late de alegría. Gustave Flaubert

El tiempo se pregunta quién soy yo. Como él, una orgullosa que devora las eras, y las dota de vida nuevamente. Nazik Al Malaika

Es arduo adivinar de dónde viene el orgullo de los poetas cuando tan a menudo quedan avergonzados por la revelación de su fragilidad. Czeslaw Milosz

El orgullo de madre, la alegría de padre. Walter Scott

Mucho más que los intereses es el orgullo quien nos divide. Auguste Comte

¡Qué desgraciados seríamos si no estuviéramos orgullosos de nuestros antepasados! Laure Conan

De la rivalidad no puede salir nada hermoso; y del orgullo, nada noble. John Ruskin

Una cierta cantidad de orgullo es un ingrediente útil para el genio. Hugo Von Hofmannsthal

No había modo de escapar de mi orgullo personal mientras permaneciera en contacto con quienes estaban dispuestos a adularme. Orson Scott Card

La urbanidad (es) como un juego. Pero se trata de un juego en el que se entrelazan complejas cuestiones de orgullo. Yukio Mishima

El orgullo interviene más aún que la bondad en nuestras represiones a quienes han cometido algún yerro, y les reprendemos más que para corregirles, para convencerles de que estamos exentos de él. François De La Rochefoucauld

La fotografía es de Jacques Henri Lartigue y ha sido tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/454511787372597101/

viernes, 17 de febrero de 2017

Desnudos de mujer - Manuel Machado




¡Oh la dorada carne triunfadora
de esta gentil madona veneciana,
que ha sido Venus, Dánae, Diana,
Eva, Polymnia, Cipris y Pandora!...

¡Oh gloria de los ojos, golosina
eterna del mirar, dulce y fecunda
carne de la mujer, suave y jocunda,
madre del Arte y del vivir divina!

Húmedos labios a besar mil veces...
Líneas de lujuriantes morbideces
que el veneciano sol dora y estuca...

¡Oh el delicioso seno torneado!...
¡Oh el cabello de oro ensortijado
en el divino arranque de la nuca!


Este soneto, titulado "Desnudos de mujer" es obra de Manuel Machado, hermano del también poeta Antonio Machado y para ilustrarlo hemos elegido un detalle del cuadro "El nacimiento de Venus" (1485) de Sandro Botticelli. La modelo era Simonetta Cattaneo, conocida por "La bella Simonetta",  y sirvió de inspiración a pintores y poetas resultando una verdadera musa del renacimiento italiano y que aún hoy sigue atrapando con la magia de su rostro y de su pelo a los hombres que se paran a contemplarla.  Se caso con un miembro de la familia Vespucci, a la que pertenecía el explorador que dio nombre al continente Americano (Americo Vespucci), pasando a llamarse Simonetta Vespucci.


La imagen ha sido tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/203787951867025381/

jueves, 16 de febrero de 2017

El descenso a los infiernos de "Beethoven"



"Bach habla al universo, Beethoven, a la humanidad, y Chopin a cada uno de nosotros."

No se equivocaba ni un ápice Joaquín Achúcarro cuando así describía la música de Beethoven. No hablaremos hoy de las sinfonías o cuartetos del gran compositor alemán, si no de su talento al piano. Beethoven además de un soberbio compositor era en su juventud un espectacular pianista cuyo talento le valió la admiración de toda Europa. Sus piezas para piano son soberbias, apasionadas, temperamentales y arrebatadoramente bellas y difíciles, y sin duda debía ser todo un espectáculo verlas interpretadas por un desmelenado Beethoven. Todo su mundo cambió cuando la sordera se apoderó de su ser, y aunque su oído interno aún le permitía componer no había manera humana de modular una interpretación pianista sin la ayuda del oído. Para Beethoven su sordera fue una condena que le llevó a convertirse en un ser un huraño tal y como confesaba en su famoso "Testamento de Heiligenstadt" y que incluso le hizo valorar el suicidio. Él, que era puro humanismo se veía abocado a rechazar el trato con los demás abrumado por el pensamiento de que alguien del que emana una música tan bella no podía escuchar a los demás ni podía comunicarse dignamente. A través de los siguientes escritos quedará patente el descenso a los infiernos de un gran genio:

En 1791, cuando Beethoven contaba con tan solo 21 años, el compositor Carl Ludwig Junker, decía de él: "Le escuché improvisar en privado. Fuí invitado incluso a proporcionarle un tema para que realizase unas variaciones. La grandeza de este hombre, amable y de gran corazón, como virtuoso debe, en mi opinión, ser valorada desde su casi infinita riqueza de ideas, el estilo característico de su expresión al piano y su gran calidad como interprete"

A la misma época pertenece un comentario de Tomaschek, un pianista contemporáneo de Beethoven: "La técnica deslumbrante de Beethoven, su improvisación tan atrevida me llegaron al corazón de una manera completamente extraña. Me sentí tan humillado que no volví a tocar el piano durante días"

El gran Joseph Haydn que fue sufrido profesor de Beethoven llegó a decirle: "Usted tendrá un rendimiento mayor del que hasta ahora ha tenido nadie, pues posee pensamientos que nadie ha poseído todavía. Jamás sacrificará usted un bello pensamiento a una regla tiránica, y hará bien en ello. Pero debe sacrificar sus caprichos a las reglas, pues tengo la impresión de que usted tiene varias cabezas y varios corazones. En sus obras se encontrará siempre algo fuera de lo corriente, cosas bellas, pero también algo singular y oscuro, porque usted mismo es un poco tenebroso y singular."

Gelineck, un destacado pianista, tuvo la osadía de batirse en un duelo musical con Beethoven y por supuesto salio escaldado: "Nunca, jamas en la vida, olvidaré el día de ayer. Este joven con el que he competido es Satanás en persona. Nunca he oído una interpretación igual. Se ha puesto a componer variaciones sobre un tema que yo mismo le he propuesto. Nadie, ni el mismo Mozart, iguala a este genio de la improvisación"

En los primeros estadios de su sordera, John Russell, un oyente de uno de sus conciertos, escribía: "Cuando se sienta al piano parece que no exista otra cosa en el mundo fuera de él y su instrumento. Si pensamos que es sordo, parece imposible que pueda oír todo lo que toca. Cuando toca muy suavemente suele ocurrir que no produce sonido alguno. Lo más interesante es observar cómo cambia la música de su alma su rostro. Parece tener sentimientos intrépidos y tempestuosos"

Cuando su sordera ya era severa, el compositor y pianista Cipriani Potter, escribía: "El modo de tocar de Beethoven se vio muy afectado por su cruel enfermedad. Aunque por experiencia y conocimiento de su instrumento un músico puede imaginar el efecto de su interpretación, no puede producir este efecto cuando se halla privado del sentido del oído, y menos aún un hombre sensible como era Beethoven. Su enfermedad le impidió apreciar la cantidad y la calidad del tono producido por determinada presión de los dedos sobre el piano, de ahí que su modo de tocar, al final, llegara a ser muy imperfecto. Tenía un gran poder sobre el instrumento; gran velocidad en la digitación, unida a una gran delicadeza en el toque y un sentimiento de gran intensidad; pero sus pasajes eran indistintos y confusos. Dado que era dolorosamente consciente por tanto de su incapacidad de producir determinados efectos, fue retrayéndose de actuar ante la gente y al final rechazaba hacerlo incluso ante sus amigos más íntimos. Éstos, no obstante, a veces conseguían imponer su deseo de verlo sentado ante el instrumento suscitando ingeniosamente algo relativo al contrapunto; entonces, inconscientemente, se ponía a ilustrar su teoría, y enlazando algo con el caudal de sus pensamientos -olvidando su enfermedad- dejaba ir a menudo una efusión extemporánea de poder maravilloso y brillantez. Es fácil imaginar a un intérprete meramente mecánico, vacío de cualquier sentimiento antes de verse afectado por la sordera, y habiendo conquistado todas las dificultades del instrumento, tocando correctamente una pieza musical, para satisfacción de otros que tienen unos sentimientos parecidos, pero para una conformidad como la de Beethoven, donde la luz y la sombra y la delicadeza de la expresión lo eran todo o nada, la consecución de su ideal era prácticamente imposible"

En 1808, Beethoven dio su último concierto pianistico público, a partir de ahí su sordera sería cada vez más severa hasta apartarle casi totalmente del trato humano, comunicandose con unos pocos allegados a través de cuadernos de conversación en los que le iban anotando las palabras que ya no podía oir. Ese mismo año compone su sexta sinfonía, conocida como "Pastoral" y su maravilloso "Concierto Emperador" con el que a modo de muestra de la esplendorosa música que manaba de aquella persona torturada por los silencios y que él ya nunca podría ejecutar eficientemente, cerramos la entrada. Por cierto este concierto toma el nombre de "Emperador" no por decisión de Beethoven, si no  que fue así bautizado por las primeras personas que pudieron disfrutar del mismo, dada la majestuosidad y grandeza de la obra.

Primer movimiento, Allegro. Al piano el siempre singular Glenn Gould, con la Orquesta Sinfónica de Toronto dirigida por Karel Ancerl :




Desde 1808 hasta su muerte en 1827 pasaron 20 largos años ¿de silencio? Y es que como decía Victor Hugo: "Este sordo escuchaba al infinito."

Los fragmentos están tomados de varias entradas del libro "Historias de la Historia de la Música" (Lawrence Lindt - 2001 - Ma non Troppo)

Las imágenes están tomadas de las siguientes páginas:
1.- https://es.pinterest.com/pin/282178732881643504/

2.- https://es.pinterest.com/pin/397724210814475067/

miércoles, 15 de febrero de 2017

"Cuerpo de mujer" - Pablo Neruda




Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros
y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia!
Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!

Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia.
Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso!
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
y la fatiga sigue, y el dolor infinito.

Esta poesía pertenece a "20 poemas de amor y una canción desesperada", obra de Pablo Neruda. La fotografía es obra de Mehmet Ozgur.

La imagen ha sido tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/536913586799965557/

martes, 14 de febrero de 2017

"El loco" y otros dos cuentos - Khalil Gibran




EL LOCO

Me preguntáis como me volví loco. Así sucedió:
Un día, mucho antes de que nacieran los dioses, desperté de un profundo sueño y descubrí que me habían robado todas mis máscaras -si; las siete máscaras que yo mismo me había confeccionado, y que llevé en siete vidas distintas-; corrí sin máscara por las calles atestadas de gente, gritando:
-¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Malditos ladrones!
Hombres y mujeres se reían de mí, y al verme, varias personas, llenas de espanto, corrieron a refugiarse en sus casas. Y cuando llegué a la plaza del mercado, un joven, de pie en la azotea de su casa, señalándome gritó:
-Miren! ¡Es un loco!
Alcé la cabeza para ver quién gritaba, y por vez primera el sol besó mi desnudo rostro, y mi alma se inflamó de amor al sol, y ya no quise tener máscaras. Y como si fuera presa de un trance, grité:
-¡Benditos! ¡Benditos sean los ladrones que me robaron mis máscaras!
Así fue que me convertí en un loco.
Y en mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido, pues quienes nos comprenden esclavizan una parte de nuestro ser.
Pero no dejéis que me enorgullezca demasiado de mi seguridad; ni siquiera el ladrón encarcelado está a salvo de otro ladrón.


EL ESPANTAPÁJAROS

-Debes de estar cansado de permanecer inmóvil en este solitario campo- dije en día a un espantapájaros.
-La dicha de asustar es profunda y duradera; nunca me cansa- me dijo.
Tras un minuto de reflexión, le dije:
-Es verdad; pues yo también he conocido esa dicha. -Sólo quienes están rellenos de paja pueden conocerla -me dijo.
Entonces, me alejé del espantapájaros, sin saber si me había elogiado o minimizado.
Transcurrió un año, durante el cual el espantapájaros se convirtió en filósofo.
Y cuando volví a pasar junto a él, vi que dos cuervos habían anidado bajo su sombrero.


EL PERRO SABIO

Un día, un perro sabio pasó cerca de un grupo de gatos. Y viendo el perro que los gatos parecían estar absortos, hablando entre sí, y que no advertían su presencia, se detuvo a escuchar lo que decían.
Se levantó entonces, grave y circunspecto, un gran gato, observó a sus compañeros.
-Hermanos -dijo-, orad; y cuando hayáis orado una y otra vez, y vuelto a orar, sin duda alguna lloverán ratones del cielo.
Al oírlo, el perro rió para sus adentros, y se alejó de los gatos, diciendo:
-¡Ciegos e insensatos felinos! ¿No está escrito, y no lo he sabido siempre, y mis padres antes que yo que lo que llueve cuando elevamos al Cielo súplicas y plegarias son huesos, y no ratones?


La imagen ha sido tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/516295544763647054/

lunes, 13 de febrero de 2017

El otro "Yo" de Mario Vargas Llosa y otras perlas



"Un novelista es un hombre con un estatuto social igual a los otros hombres, que padece las mismas miserias y que goza de las mismas alegrías que otros hombres, y a la vez hay en él como otro hombre, siempre frío, siempre alerta, que acumula estas experiencias fríamente, las selecciona, desecha algunas, almacena otras en la intimidad de su conciencia, y más tarde se sirve de ellas, las devuelve al mundo en forma de ficciones.  Si la vocación del novelista llega a ser una necesidad tan imprescindible, una necesidad de carácter vital, entonces se diría que ese rebelde es también un esclavo, que ese hombre que se halla en desacuerdo, en pugna con la realidad, está frente a su propia insatisfacción, es decir, frente a su propia vocación, en situación de servidumbre, de esclavitud. Es como si esa vocación nacida de una manera un tanto leve, y que luego se fue acrecentando, inoculara en él una presencia extranjera que lo fuera invadiendo, colonizando, tiranizando"

“Nada enriquece tanto los sentidos, la sensibilidad, los deseos humanos, como la lectura. Estoy completamente convencido de que una persona que lee, y que lee bien, disfruta muchísimo mejor de la vida, aunque también es una persona que tiene más problemas frente al mundo”

“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.” 

“Otra de las razones por las que los seres humanos se aferran a la idea de un dios todopoderoso y una vida ultraterrena es que, unos más y otros menos, casi todos sospechan que si aquella idea desapareciera y se instalara como una verdad científica inequívoca que Dios no existe y la religión no es más que un embeleco desprovisto de sustancia y realidad, sobrevendría, a la corta o a la larga, una barbarización generalizada de la vida social, una regresión selvática a la ley del más fuerte y la conquista del espacio social por las tendencias más destructivas y crueles que anidan en el hombre y a las que, en última instancia, frenan y atenúan no las leyes humanas ni la moral entronizada por la racionalidad de los gobernantes, sino la religión.”

"Cuando la realidad se vuelve irresistible, la ficción es un refugio. Refugio de tristes, nostálgicos y soñadores"

“Si en nuestra época es raro que se emprendan aventuras literarias tan osadas como las de Joyce, Virginia Woolf, Rilke o Borges no es solamente en razón de los escritores; lo es, también, porque la cultura en la que vivimos inmersos no propicia, más bien desalienta, esos esfuerzos denodados que culminan en obras que exigen del lector una concentración intelectual casi tan intensa como la que las hizo posibles. Los lectores de hoy quieren libros fáciles, que los entretengan, y esa demanda ejerce una presión que se vuelve poderoso incentivo para los creadores.” 

“La adquisición obsesiva de productos manufacturados, que mantengan activa y creciente la fabricación de mercancías, produce el fenómeno de la «reificación» o «cosificación» del individuo, entregado al consumo sistemático de objetos, muchas veces inútiles o superfluos, que las modas y la publicidad le van imponiendo, vaciando su vida interior de inquietudes sociales, espirituales o simplemente humanas, aislándolo y destruyendo su conciencia de los otros, de su clase y de sí mismo,” 

“El espectáculo se ha convertido en el valor de nuestra época. Ya no hay valores, nadie sabe qué cosa es buena, qué cosa es mala, qué cosa es bella, qué cosa es fea. Vivimos en una de las épocas más confusas de la historia” 

“La utopía no es realizable, la sociedad perfecta no existe ni va a existir, básicamente porque es imposible que la idea de la sociedad perfecta coincida en dos seres humanos. Varía con cada individuo, cada uno nos la creamos sobre la base de nuestras fantasías particulares, nuestros deseos, nuestra psicología. No se puede universalizar una idea de la felicidad, es cosa de fanáticos.” 

"Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no nos basta para colmar nuestra sed de absoluto, fundamento de la condición humana, y que debería ser mejor. Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola”

“Cruce de superhombre y bufón, el caudillo hace y deshace a su antojo, inspirado por Dios o por una ideología en la que casi siempre se confunden el socialismo y el fascismo —dos formas de estatismo y colectivismo— y se comunica directamente con su pueblo, a través de la demagogia, la retórica y espectáculos multitudinarios y pasionales de entraña mágico-religiosa.”


La imagenes están tomadas de las siguientes páginas:
https://es.pinterest.com/pin/529806343640418117/
https://es.pinterest.com/pin/92675704809072618/

domingo, 12 de febrero de 2017

"Pasatiempo" - Mario Benedetti





Pasatiempo

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía

luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.


Tenía 44 años Mario Benedetti cuando escribió esos pensamientos, la edad en la que uno se pone a echar cuentas....


La fotografía ha sido tomada de la siguiente página:
https://es.pinterest.com/pin/372109987940381990/